LA VANGUARDIA.

“¡Oh, ahí hay uno!”, susurra Unai señalando a un cocodrilo desde detrás de unos matojos. Habla con su padre, el fotógrafo Andoni Canela, desde algún lugar de Australia. O Asia. O África. O Estados Unidos.

Tiene diez años y ya ha visto, en su hábitat natural, leones, hienas, lobos, rinocerontes, bisontes, elefantes, pingüinos, buitres, monos, cebras, antílopes, pumas y otros animales. Durante 15 meses, junto a sus padres y su hermana pequeña, pisó los cinco continentes y desde mañana compartirá sus vivencias…

Mira la noticia completa en La Vanguardia